17 décembre 2008

Ya he regresado….Japan is over

IMG_3626

Desde que he llegado estoy en lo que llamaría una “fase de adaptación”. Estoy un poco rarita…

-No paro de inclinarme para expresar mi agradecimiento a la gente…y claro, el panadero ha flipado ayer.

-Digo “lo siento” todo el rato, no paro de disculparme cuando no hace falta…

-Me quedo esperando al lado del taxi a que se abra la puerta sola, el taxista me mira muy muy raro…claro, y al salir también, dejo la puerto abierta y me piro…

-En el bar de tapas casi le grité un “Sumimasseeeeeeeeeeeeeeeeen” al camarero al lado mío para pedirle una nueva ronda de cervezas….ni me imagino la reacción del tío si hubiera llegado a hacerlo realmente….

-No me pongo del buen lado en las escaleras mecánicas, no logro cambiar el “chip”, es sistemático, me pongo a la izquierda.

-También ahora tengo que acostumbrarme a no decir en voz alta lo que pienso en los sitios públicos (en plan ayer…”mira que pelo mas chungo tiene la abuela esta….”…y claro, la abuela sentada en frente mío entiende mi idioma…).

Y a parte del queso que me ha hecho llorar ya dos veces desde mi llegada a España (es una reacción en cadena que no puedo impedir….doy un bocado y me salen las lagrimas…) he vivido otro de esos momentos que no tienen precio y que te hacen feliz por el simple hecho de ser, sin mas….

Ayer baile una milonga en el metro con un abuelito.

Salía en plaza Cataluña, de camino al cybercafe, con gorra, guantes y paraguas en mano para protegerme del tiempo hostil de Barcelona (que mejor acogida me podía reservar España que lluvia, frió y viento…) cuando me encontré con una banda de músicos en el rincón cerca de la salida del metro. Tocaban “Chan chan” así que me tuve que parar a escuchar. Allí dos parejitas de abuelos bailaban al ritmo dulce y langoroso de aquella música. En este momento me empezaban a llegar las lagrimas otra vez, (desde mi llegada de Japón, como decir….lloro con todo, el choque cultural me llega hasta las tripas y me afecta los sentimientos en lo mas profundo, lo mas incontrolable…y las lagrimas caen…con lo bueno y con lo malo….). Aquel baile me resultaba ser de las mejores cosas que tiene nuestra cultura latina, la espontaneidad y la cercanía de la gente, esta capacidad de poder expresar sus sentimientos y realmente hacer lo que te pide el cuerpo, hacer lo que te da la gana en el momento que quieres…..cosa que claro, después de mas de un año en el país de la estética rígida, de la restricción de los sentimientos y del control emocional, donde la espontaneidad no tiene lugar….pues claro….me emociono…..

Cuando se acercó aquel abuelete tan majo para invitarme a bailar no tuve otro remedio que aceptar. Rechazar esta oportunidad de librarme de la japonesa que llevo dentro, de dejarme llevar por aquella cultura a la cual me voy reincorporando poco a poco….no podía decir que no, claro. Hubiera sido rechazar lo que me espera en adelante…

Así que bailé una milonga en el metro, con un abuelito majo. Un abuelito que debió de ligarse mas de una con su tremendo sentido del ritmo y firmeza en el movimiento. Debió de ser muy guapo. Esas cosas iba pensando, gozando del ritmo, sin fijarme en la docena de turistas que nos sacaban fotos y de la otra decena de espectadores sonrientes.

Me fui de allí con mi gorra, guantes y paraguas en la mano, igual que al entrar, pero con la sonrisa y el sentimiento de haber logrado algo. Mentira. No he logrado nada, solamente he disfrutado. Disfrutado de un momento de simplicidad.

La simplicidad siempre gana.

Ayer tomaba una cerveza con un chico a la mente muy cartesiana. (se reconocerá…)

Hablábamos de mi reacción frente a mi retorno a Europa, y su explicación me hizo gracia….Si miramos en proporciones, he pasado un 5% de mi vida en Japón, lo cual hace muy normal que mis sentidos estén afectados al regresar de allí.

5% de la vida de alguien es mucho…Bueno, hay que mirar en proporciones, es mucho mas en la vida de mi padre que en la mía, pero la influencia puede resultar del mismo peso…o eso decía ese amigo.

Y así estuve haciendo cálculos….Si he pasado el 5% de mi vida en Japón también pase otro 10% en España, 5% en Inglaterra, 3% en Hungría, y para completar el total, mi infancia en Francia representa el 75%. Pero alli hay algo que no cuadra, porque de francesa creo que tengo poquito….eso creo….vamos…..

Y de japonesa ahora pues tengo bastante …


Posté par MoshiMoshitokyo à 14:46 - Commentaires [2] - Permalien [#]


Commentaires sur Ya he regresado….Japan is over

    Ufff, siempre cuesta readaptarse... más cuando vuelves a lo que tú considerabas normal. En cero coma estarás superadaptada a BCN y serás cada vez más española EliaChan!

    Felices Fiestas!

    Posté par Ignacio, 18 décembre 2008 à 02:21 | | Répondre
  • Y... si, ha pasado algun tiempo desde que escribiste este post, pero yo he dado con él hoy y me ha netrado la curiosidad... como han ido estos meses? has dejado de llorar y estás readaptada? Espero que sí y que todo te vaya bien.

    Posté par Idoia, 08 mai 2009 à 16:23 | | Répondre
Nouveau commentaire